La menta, esa gran conocida por todos, la solemos recordar en productos de higiene, como colutorios, pastas dentales o incluso algunos geles o champús. En la cocina, algo menos conocida, cada vez más va cogiendo fuerza la incorporación de menta en los postres, pues combina muy bien con el chocolate.