La espectacular hierba de San Juan

 La hierba de San Juan (Hypericum perforatum) lleva estudiándose desde hace bastante tiempo por su potencial para reducir la depresión y aliviar problemas mentales. Este hecho viene dado por la presencia de la hipericina en la hierba de San Juan, un compuesto con muchas propiedades.

La hierba de San Juan es una herbácea que crece de forma silvestre y espontánea. Como hemos dicho,  se ha utilizado durante siglos para los trastornos de salud mental, y a día de hoy, Hypericum perforatum  se sigue empleando para la depresión en muchas zonas de Europa.

Sin embargo,  su uso se ha prohibido en Francia, así como otros países han decidido endurecer la prescripción de este tipo de hierbas, con etiquetados más descriptivos y adecuados.

Descripción botánica de la hierba de San Juan

Botánicamente, la hierba de San Juan no se diferencia del resto de plantas medicinales que podemos encontrar en este blog.

Destaca por su característica floración amarilla, cuya floración se inicia en junio (de ahí que se llame hierba de San Juan, festividad del 24 de junio).

Sus propiedades como planta medicinal son conocidas desde la época de los Griegos y Romanos, y no es de extrañar que hoy en día se siga utilizando para fines concretos.

Normalmente se utilizan tanto las flores como las hojas, pero eso lo comentaremos más adelante.

Algo a destacar de la hierba de San Juan es su contenido en hipericina. No hace falta buscar mucho por Google para darnos cuenta de todo el potencial que puede llegar a tener, sobre todo para tratar o reducir los efectos de la depresión.

De hecho, son varias las investigaciones actuales que siguen trabajando el tema de la hipericina y la depresión, alguna de las cuales destacan también el potencial de otra sustancia presente en la hierba de San Juan, la hiperforina, a la que se también se le atribuye propiedades antidepresivas (incluso más potentes que la hipericina).

Según hasta lo que se ha visto y estudiado, la hipericina y la hiperforina tienen una acción directa sobre los mensajeros químicos que son capaces de regular y modificar el sistema nervioso, cambiando el estado de ánimo.

 ¿Es una terapia comprobada contra la depresión?

Frente a esta pregunta hay diversas opiniones, pues algunos gobiernos, como el de Estados Unidos (en opinión del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa), los estudios que se han llevado a cabo sobre la hierba de San Juan hacen que no sean concluyentes para tratar la depresión.

Sin embargo, no hay lugar a dudas de que tiene efectos positivos, sobre todo cuando se combina (con coherencia)  con otros tratamientos para solucionar el mismo problema.  

De hecho, países avanzados como Alemania si la tienen incluida dentro del listado de productos efectivos para el tratamiento de la depresión y la ansiedad.

Hypericum perforatum o hierba de San Juan
Hypericum perforatum. Fuente: Garitzko

Otros efectos medicinales

Aparte de lo que se ha comentado sobre el tratamiento de la depresión, Hypericum perforatum se ha probado con éxito para ayudar a cicatrizar heridas de la piel, causadas por cortes, arañazos o quemaduras.

Tratamiento de los problemas digestivos

La hierba de San Juan también puede ayudarnos a reforzar el sistema inmunitario de nuestro organismo.

Aplicado como extracto en infusiones (un gramo de Hypericum perforatum por cada 100 ml de agua, una o dos tazas al día), puede ayudarnos a reducir los trastornos digestivos asociados a problemas estomacales, diarreas o comidas pesadas.

Principios activos

  • Aceites esenciales: cariofileno, cineol, pineno.
  • Ácidos: ascórbico (vitamina C), esteárico y palmítico.
  • Hiperforina: efectivo para el tratamiento de problemas depresivos y ansiedad.
  • Hipericina: aumenta los niveles de dopamina, un neurotransmisor.
  • Limoneno: presenta potencial antioxidante, también presente en los cítricos.
  • Quercetina: tiene efecto antioxidante, como el limoneno.
  • Rutina: con actividad antiinflamatoria.

También podemos encontrar en la hierba de San Juan minerales, flavonoides y taninos esenciales para nuestro organismo.

Posible toxicidad

No es nada nuevo decir que las plantas medicinales hay que consumirlas con moderación, siempre a dosis recomendadas por expertos.

De hecho, la hierba de San Juan, en dosis elevadas, puede afectar la absorción de minerales esenciales como el hierro (causado por la hipericina).

Este compuesto mencionado es el causando de los problemas de toxicidad, por lo que la dosis recomendada es de 600 mg al día, en dos o 3 dosis (200 mg de media en comprimidos).

Todo esto debe ir aclarado en el prospecto de los fármacos o productos naturales, siendo aconsejable consultarlo con un especialista médico antes de iniciar un tratamiento contra la depresión.

Extracto de hierba de San Juan
Extracto de hierba de San Juan. Fuente: Ingwik

Propagación de las semillas

Si queremos cultivar la hierba de San Juan en nuestro huerto o jardín no tendremos ningún problema al respecto. Una vez tenemos las semillas (compradas en semillero, internet o facilitadas por una tercera persona), podemos sembrarlas en semillero o directamente en tierra o sustrato, en primavera.

Tarda bastante tiempo en germinar (de 1 a 3 meses), cuando la temperatura es relativamente baja. Una vez tenemos la plántula, podemos trasplantarla a maceta o al jardín, con cuidados normales y protegiéndola del frío cuando bajen las temperaturas.

Mercanatura
¡Suscríbete a De Plantas Medicinales y consigue la guía gratis!
¡Comparte en las redes sociales!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *