Cómo cultivar plantas medicinales [GUÍA BÁSICA]

Aunque en este blog pretendemos aportar información individual de cada planta aromática o medicinal, hay veces que, por su naturaleza, comparten algunas características semejantes. Si conocemos dicha información, puede servirnos de gran ayuda a la hora de asegurar una producción interesante.

En cualquier planta, conocer el clima que necesita, el tipo de suelo, el abonado y el riego es básico. Algunas necesitarán más agua que otras, sobre todo según el tipo de raíz que tengan. Otras se adaptarán a determinados tipos de suelo y ofrecerán o no problemas cuando la tierra queda seca o encharcada, por ejemplo.

En cuanto al abonado sucede lo mismo. Hay especies más rústicas que otras y, por ello, necesitarán mayor o menor cantidad de fertilizantes.

También es interesante conocer dónde plantarlas. Con ello nos referimos al acondicionamiento de la zona donde vamos a colocar nuestras plantas aromáticas (ya sea en casa o en el jardín).

La exposición solar, el acceso a corrientes de aire o incluso la combinación entre dichas plantas herbáceas también es muy importante, ya que verdaderamente existe un sinergismo entre ellas.

¿Cultivo mis medicinales en casa o en el jardín?

En cuanto a esto, hay que seleccionar lo más cómodo para el usuario y lo que mejor se adapte según el cultivo que tengamos intención de plantar.

La comodidad de acercarnos al súper y poder comprar casi cualquier cosa (no necesariamente productos de la zona), ha hecho alejarnos del mundo rural y limitar nuestra casa a unas pocas plantas, la mayoría de ellas ornamentales.

Nuestra intención es cambiar esa idea que tenemos y tener a mano un pequeño grupo de plantas aromáticas, con las que poder extraer hojas frescas, semillas u otras partes interesantes para nuestra cocina y alimentación.

No tendrás ningún problema cultivando tus plantas tanto en el jardín como en la cocina.

Si lo haces en el interior de casa tienes que tener en cuenta algunos condicionantes, tales como la exposición al Sol, la temperatura, el sustrato, el macetero, etc.

Con respecto al jardín, es interesante ver la combinación de plantas, pues se ha investigado mucho los beneficios mutuos que produce plantar aromáticas o medicinales junto con hortalizas.

En un futuro veremos los beneficios de entremezclar dichas plantas, tanto a nivel de repeler plagas o enfermedades, como favorecer el crecimiento radicular de todas las plantas cercanas y permitir una mayor variedad de productos recolectados por parte del horticultor.

plantas aromáticas en azoteas de edificios

¿Qué plantas medicinales elijo según el clima?

El Sol siempre es y será un elemento importante de cara a garantizar el desarrollo de cualquier cultivo. Hay especies que necesitan mayor radiación para poder llevar a cabo su actividad fotosintética. Otras variedades, por su naturaleza, sufren cuando reciben la luz directa del Sol.

Por ello, vamos a clasificar algunas plantas conocidas según su orientación o disposición al Sol.

Plantas medicinales para zonas de sombra (o con poco Sol) 

  • Acedera
  • Alcaravea
  • Anís
  • Cebollino
  • Melisa
  • Menta
  • Pelitre
  • Perifollo o perifolio
  • Rompepiedras

Plantas medicinales para zonas a pleno Sol 

  • Albahaca
  • Espliego
  • Lavanda
  • Perejil
  • Romero
  • Salvia
  • Tomillo

 La orientación de tu balcón o terraza, muy importante 

Si colocas tus macetas con aromáticas en tu terraza, tienes que planificar la orientación que tendrá tu balcón. Puedes colocar aquellas plantas que resisten la exposición solar en las terrazas o balcones orientadas al Sur.

Si tienes plantas que le van bien las zonas de semi sombra, un lugar idóneo sería aquellas zonas orientadas al Este u Oeste.

En cambio, si tienes plantas que necesitan mucha sombra y sufren cuando les da el Sol directamente, lo mejor es situarlas con orientación Norte.

Aun teniendo en cuenta esto, no vamos a tener la suerte de poder disfrutar de varios balcones con distintas orientaciones. No lo tomes como una obligación sino una recomendación. Si vas a disponer las plantas en macetas, puedes jugar con la facilidad que te proporciona poder cogerla y meterla dentro de casa si el tiempo no es apacible.

Si dispones de toldo o pórtico, puede ser interesante aprovechar la sombra que proporciona dicho elemento para proteger tus plantas, sobre todo en las franjas horarias de mayor radiación. Actuará como si de un invernadero se tratase y beneficiará su desarrollo.

Muchas de estas plantas medicinales suelen estar acostumbradas a entornos cálidos, por lo que si vives en una ciudad donde los inviernos son frescos, es conveniente que adaptes una zona en el interior de tu casa para que pasen el mayor tiempo posible abrigadas.

¿Un consejo? En la cocina. ¡Ten a mano algunas plantas aromáticas que puedas usar para en fresco para combinar tus platos y mejorar los sabores!

¡Cuidado con el frío!

El frío y el viento es el peor enemigo que podemos encontrarnos, tanto cultivando en macetas como en el jardín. Sin embargo, si tenemos algunas plantas en el balcón, existen medios de poco esfuerzo para menguar el daño.

Uno de ellos es acolchar el sustrato con materia orgánica, paja o piedras. Si las raíces se mantienen calientes, puede librarnos de tener que tirar la planta por haberse helado.

Juntar las plantas en un rincón unas con otras también consigue crear un microclima donde se ganan algunos grados más de calor. Un método eficaz para conseguir reducir los problemas del frío.

El viento helado es uno de los mayores tormentos para las plantas. Intenta proteger tus macetas de las corrientes de aire utilizando pantallas físicas, tanto con materiales plásticos como pantallas vegetales.

¿Qué sustrato elijo?

Como en el caso de la exposición solar, a la hora de elegir un sustrato hay que tener en cuenta qué especie aromática o medicinal hemos elegido. Todo viene condicionado por el drenaje y la aportación de nutrientes, puesto que hay variedades que se encuentran adaptadas a condiciones distintas de tierra. La textura del sustrato, por tanto, es muy importante.

Controla el drenaje

sistema de drenaje plantas aromáticas

Una cosa importante que tenemos que tener en cuenta es el sistema de drenaje. Tenemos que permitir que el agua con la que regamos salga sin problemas de la maceta. Para ello haremos en la base del recipiente unos agujeros que permitan la salida del agua al plato. Es recomendable también disponer unos guantos guijarros en la base, pues controlarán la salida del agua en beneficio de las raíces de la planta.

¡Ah! Un consejo. No debéis dejar que el plato se llene de agua, pues el origen de la mayoría de podredumbres de las raíces (y las plantas medicinales no soportan el agua encharcada) es por dejar agua en el plato, en contacto con el sustrato.

Recuerda que para que la planta pueda absorber agua es necesario que también pueda respirar oxígeno.

Si cultivas perejil, cebollino o hinojo, es interesante buscar un sustrato con buen contenido en materia orgánica (que sea nutritivo), tales como turbas negras o tierras oscuras.

Si cultivas especies rústicas como el tomillo, el romero, el espliego o la salvia, necesitan sustratos menos nutritivos y con mayor contenido en caliza (pH básico). Es algo como intentar traer la tierra típica del mediterráneo, que tanto le gusta a este tipo de plantas medicinales, a una maceta.

Mercanatura

 

¡Suscríbete a De Plantas Medicinales y consigue la guía gratis!
¡Comparte en las redes sociales!
2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *