Propiedades de la menta

La menta, esa gran conocida por todos, la solemos recordar en productos de higiene, como colutorios, pastas dentales o incluso algunos geles o champús. En la cocina, algo menos conocida, cada vez más va cogiendo fuerza la incorporación de menta en los postres, pues combina muy bien con el chocolate.

Una cosilla antes de empezar a hablar de las propiedades de la menta. ¿Es lo mismo que la hierbabuena?

Los amigos de Agromática nos lo recuerdan al inicio de su artículo sobre la hierbabuena, no es lo mismo.

Digamos que la hierbabuena pertenece a las mentas, es decir, al género Mentha. ¿Una hierbabuena es una menta? Sí. ¿Una menta es una hierbabuena? No.

Algunos cuidados de la menta si la cultivamos en macetas

Empezando de cero…

Lo primero es construir la base de la maceta o mesa de cultivo. En este caso, a la hora de elegir el mejor sustrato es conveniente seleccionar la mezcla homogénea de tierra con compost o materia orgánica.

En el fondo del recipiente se suele incorporar una base de grava o cantos que filtrarán el agua y ayudarán a mejorar el drenaje del recipiente. Como siempre, el agua estancada no es buena en ningún cultivo de plantas aromáticas o plantas medicinales, pues producirá pudriciones.

Cómo regarla…

La demanda de riego de la menta es bastante alta. Es decir, tendremos que buscar un sustrato constantemente húmedo (pero no encharcado, ¡volvemos a lo de antes!).

La menta cultivada en macetas suele tener un riego cada 2 o 3 días en los periodos de máximo calor. Una vez a la semana, como norma general, si hace más frío.

El contenido de la menta

Las propiedades medicinales e incluso aromáticas vienen definidas por la suma de los componentes. En el caso de la menta, está cargado de aceites esenciales y principios activos que pueden producirnos grandes beneficios. Los verás a continuación.

  • Contenido en aceites esenciales: 1-3%, sobretodo mentol.
  • Ácido caféico
  • Ácido romárico
  • L-carvone como responsable del característico olor de la menta.
  • Limoneno. Un compuesto presente en los cítricos.
  • Cariofileno
  • Dihirocarvol
Menta recolectada en bolsa
Menta recolectada. Fotografía: Silar

Propiedades medicinales de la menta

En la menta, junto con todas las aplicaciones que tiene en cosmética y alimentación, podemos encontrar un montón de propiedades beneficiosas para la salud.

Podemos encontrar algunas de estas.

  • Mejora la digestión en comidas pesadas.
  • Ayuda a descongestionar las vías respiratorias cuando estamos resfriados.
  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Se utiliza para combatir la halitosis y el mal sabor de boca, reduciendo la afección de caries y problemas bucodentales.
  • Acción antioxidante y aporte de vitaminas.

¿Y si hablamos de aceite de menta?

Es fácil hacer un mejunje basado en aceite de menta, para aplicaciones a nuestra piel. Con ello conseguimos algunos efectos beneficiosos, aplicado mediante una compresa o cataplasma. En fin, las propiedades de la menta vía tópica también existen. Mira:

  • Reducir la inflamación y dolor muscular (espalda, brazos, piernas, etc.).
  • Tratamiento de heridas, cicatrices y picaduras de insectos.
  • Alivio del dolor de cabeza con paños empapados en aceite de menta.

Además, lo que hablamos anteriormente sobre el contenido en mentol como aceite esencial, es uno de los compuestos que practicamente siempre está presente en los productos dentales.

Y decir que, no es sólo por su aroma, ya que el mentol tiene propiedades antisépticas. De hecho, hace muchos años (y habrá quien aún lo siga haciendo en determinados momentos), mastique hojas de menta. Con ello mejoramos nuestro aliento y reducimos la concentración de gérmenes en dientes, lengua y encías.

¿Nos tomamos un té de menta?

Por supuesto, una bebida muy agradable sería un té con menta. De hecho, los poleos actuales mejoran su sabor incorporando menta, conocidos como poleo-menta.

Este preparado alivia problemas estomacales y mejora la digestión. Además, el proceso de elaboración es realmente sencillo:

  • 2-3 hojas de menta seca por cada taza de agua.
  • Agua hirviendo.
  • Colar y tomar.

 Efectos secundarios. No todo iba a ser bueno

Aunque los efectos secundarios son bastante bajos y las propiedades de la menta superan con creces estos inconvenientes, siempre hay que considerar que las plantas medicinales tienen también su dosificación y sus contraindicaciones.

El uso de la menta se ha estudiado bastante, comprobando que hay casos donde es mejor reducir la ingesta de los contenidos que la menta aporta. Para tal caso, se recomienda reducir la toma de menta en personas con hernias hiatales, obstrucciones biliares, cálculos biliares, etc.

Con respecto a las embarazadas, siempre hay que consultarlo con un experto. Algunas materias activas afectan (positiva o negativamente) en esta etapa vital de desarrollo del niño.

Mercanatura
¡Suscríbete a De Plantas Medicinales y consigue la guía gratis!
¡Comparte en las redes sociales!
Tags:
One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *